Reducir costes

Es el momento de replantear las viejas estructuras informáticas complejas y caras de mantener. Se trata de cambiar a modelos que, aprovechando las tecnologías actuales, simplifican y reducen los costes enormemente.

Virtualización de Servidores

Si tiene múltiples servidores físicos configurados para diferentes tareas se pueden reducir drásticamente y, además, gestionarlos de una forma mucho más práctica, racional, segura y económica.
El ahorro en costes es notable, tanto en inversiones de maquinaria como en mantenimientos y consumos de energía eléctrica.

Migración a la nube

La informática en la nube permite trasladar sus servidores físicos a Internet. Así de simple y de rotundo.

Economía

En lugar de invertir en estructura informática pague solamente por el uso que necesite y por el consumo que realice. Con precios y condiciones que le sorprenderán (muy gratamente). Puede olvidarse del “cuarto de los servidores” y de sus costes de mantenimiento.

Flexibilidad

A menudo se invierte en recursos informáticos que, o acaban estando sobredimensionados o, por el contrario, les falta capacidad. Con la informática en la nube se configuran los recursos y capacidades necesarios en cuestión de minutos.

Seguridad

Copias de seguridad, protección ante virus y malware o incluso lo aparentemente improbable como daños físicos por inundación, incendio o robo de sus equipos informáticos. Estos peligros, que no dejan de preocuparnos, desaparecen en gran medida con los servidores en la nube.

Legalidad

Nadie se puede “jugar su negocio” por trabajar sin licencias de software. La informática en la nube permite, por fin, trabajar con licencias de servidores a un precio razonable. Y con versiones siempre actualizadas sin pagos adicionales.